Las vacaciones se retrasan, los suministros, no

Wei Zhihao, técnico de Compras, Mindray Manufacturing

El 24 de enero (víspera del Año Nuevo Lunar), celebré el nacimiento de mi segunda hija. Planeaba descansar bien después de un año ajetreado y pasar un buen rato con mi esposa y mi hija recién nacida durante el Año Nuevo con mis vacaciones de baja por paternidad combinadas. Inesperadamente, un mes de vacaciones se redujo a tres días debido al brote de COVID-19. El 27 de enero, después de sacar a mi esposa e hija del hospital, regresé inmediatamente al lugar de trabajo. Me incorporé al intenso trabajo de asegurar el suministro de equipos médicos con mis compañeros del Departamento de Compras.

Con una cantidad tan grande de necesidades urgentes de los clientes, las existencias solo alcanzaban para un mes. ¿Cómo asegurar el suministro de materias primas durante los próximos tres meses o incluso más? Ese fue el desafío para el Departamento de Compras. Mi trabajo allí incluyó principalmente adquirir materias primas como celdas de batería, motores, núcleos radiactivos y sensores. Entre ellos, las baterías son esenciales para todos los equipos médicos y debe garantizarse un suministro estable. El 28 de enero, el segundo día desde que reanudé el trabajo, partí hacia Huizhou, Guangdong, para reunirme con el principal proveedor de baterías de Mindray, Desay. Para los proveedores, fue un momento difícil para reanudar el trabajo. Los empleados estaban de licencia y todo era impredecible durante la época de la epidemia. Afortunadamente, Desay brindó un gran apoyo a Mindray. Los trabajadores que inicialmente habían sido asignados a producir baterías para productos no médicos durante el Año Nuevo chino empezaron a fabricar baterías para dispositivos Mindray, ya que la producción de materias primas para las empresas de dispositivos médicos era de máxima prioridad. El suministro de baterías de Desay se resolvió y regresé a Shenzhen el mismo día. Pero a lo que me enfrentaría a continuación era ayudar a que otros 30 proveedores pudieran recomenzar su trabajo.

En mi opinión, los desafíos que enfrentó el Departamento de Compras desde finales de enero podrían dividirse en varias fases. La primera fase fue durante las vacaciones del Festival de Primavera cuando mi equipo trató de coordinar la reanudación de la producción entre los proveedores, pero aún así no pudo satisfacer la enorme demanda. La fase más desafiante llegó en marzo. El stock de apoyo se había agotado, pero los proveedores aún no podían reanudar la capacidad de producción completa. La fase más aguda fue en abril cuando el Departamento de Compras tuvo que buscar y encontrar proveedores alternativos. Abril también fue el momento en que el centro de manufactura de Mindray alcanzó su pico de capacidad de producción. En mayo, cuando la COVID-19 se disminuyó en China, todos los proveedores reanudaron gradualmente la producción. El Departamento de Compras finalmente se puso al día y la intensidad del trabajo finalmente disminuyó. Estaba aliviado.

El tiempo pasó tan rápido que mis vacaciones se retrasaron casi cuatro meses. En esos cuatro meses, mi trabajo ocupó casi todo mi tiempo excepto el dormir. Mi esposa y mi hija ya estaban dormidas cuando volvía a casa a altas horas de la noche, y aún no se habían levantado cuando me iba a trabajar temprano en la mañana. Sin embargo, yo estaba contento de poder ver las caras de mi familia todos los días, ya que sabía que muchos de mis colegas que daban servicio a los hospitales de especialidades no podían ir a casa durante meses. Mi esposa me apoyó mucho en mi trabajo. Y ahora, finalmente podría tomar mi licencia de paternidad, volver a casa y acompañar a mi esposa e hijos.

Compartir a

Historias de empleados

  • Hogar lejos del hogar

    Ayoub Elbaamrani, especialista en productos PMLS, Mindray Marruecos

    Más>
  • Una odisea por COVID-19

    John Olaya, ingeniero de servicio, Mindray Colombia

    Más>
  • Las vacaciones se retrasan, los suministros, no

    Wei Zhihao, técnico de Compras, Mindray Manufacturing

    Más>