Noticias> Centro de Prensa

Control de infecciones para respiradores en la lucha contra el COVID-19

Mindray 2020-03-24

La situación actual y el desafío del COVID-19

Se ha diagnosticado con COVID-19 a más de 170 000 personas. El número de casos confirmados fuera de China continental ha superado los 90 000. El 11 de marzo, la OMS declaró oficialmente el COVID-19 como pandemia.

Sin duda, la ventilación mecánica es una de las estrategias terapéuticas más efectivas para los pacientes que desarrollan insuficiencia respiratoria grave. Ahora bien, si la manipulación y la desinfección no se realizan correctamente, los respiradores y los accesorios asociados actuarán como una fuente importante de contaminación.

Las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de China (CDC de China) y otras fuentes indican que el personal médico que trabaja con el COVID-19 se ha infectado por miles en todo el mundo. Los informes de numerosos países han revelado que varios miles de trabajadores médicos se han infectado fuera de China. Los cuatro factores principales que contribuyen a la infección son: la exposición ocupacional, las infecciones asociadas a dispositivos, una desinfección terminal inadecuada e infecciones por aerosoles.




Consenso de control de infecciones para respiradores

Como ya se ha mencionado, una de las principales fuentes de infección potencial son las secreciones y la dispersión de aerosol del paciente. Por lo tanto, es vital manipular el respirador adecuadamente antes, durante y después de los procedimientos de ventilación.

Como se sugiere en el Consenso experto del control de infección por ventilación mecánica del nuevo coronavirus en China [1] y Manejo clínico de la infección respiratoria aguda grave presuntamente causada por el nuevo coronavirus (2019-nCoV) de la OMS,[2] deben tomarse las medidas preventivas siguientes:


1. Control de infecciones durante la ventilación

Se recomienda utilizar circuitos de uso de un solo paciente (colector de agua con mecanismo de válvula unidireccional). No se aconseja cambiar rutinariamente los circuitos de los pacientes con COVID-19, a menos que estén dañados o sucios. El cambio de circuitos genera dispersión de gotículas y aerosoles contaminados, así como un mayor uso de recursos médicos (carga de trabajo y consumibles).


Los circuitos del respirador tienen una concentración alta de patógenos, lo que puede inducir neumonía asociada a ventilación mecánica. Por lo tanto, el condensado debe eliminarse regularmente. Al desconectar el respirador o el líquido condensado, evite salpicaduras accidentales del condensado, y que entre en las vías respiratorias del paciente. Para ello, se sugiere colocar el respirador en modo de suspensión para detener su funcionamiento antes de desconectar los circuitos.


Se prefiere la succión cerrada, usar el tubo de succión como alternativa y evitar la desconexión de los circuitos del respirador.


Coloque un filtro en el extremo inspiratorio y en el espiratorio del respirador. Cuando se usa un filtro desechable, el filtro de exhalación debe sustituirse cuando aumenta la resistencia debido a que el condensado acumulado aumenta por la humidificación activa.


Para la ventilación invasiva, se debe usar un humidificador calentado (humidificación activa) con cables calefactores para reducir la formación de condensado en el circuito. También es válido un intercambiador de calor humidificado (humidificación pasiva) con una función de filtración bacteriana. No se recomienda añadir un filtro en el tubo Y durante la humidificación activa, ya que aumentarán el contenido de agua del filtro y la resistencia respiratoria.


Cuando se usa un respirador no invasivo de cartucho sencillo, dicho respirador debe usar una válvula de exhalación desechable en la medida de lo posible, en lugar de mascarillas con ventilación. Debe colocarse un filtro entre la máscara y la válvula de exhalación.



2. Desinfección posterior del respirador

El COVID-19 es sensible a luz ultravioleta y al calor. Para inactivar eficazmente el virus, utilice una temperatura de 56 ºC durante 30 minutos, éter, etanol al 75 %, desinfectante clorado y solventes lipídicos como el ácido peracético y el cloroformo.


Desinfección de la superficie del respirador: 75 % de etanol o peróxido de hidrógeno para limpiar las superficies externas (incluidos los monitores).


Manipulación de circuitos respiratorios: Después de utilizar el circuito de respirador desechable, se debe eliminar como desecho médico. En el caso de los circuitos reutilizables, se deben tomar medidas de desinfección. Para los circuitos contaminados con COVID-19, se recomienda utilizar desinfectante de remojo (circuitos) con una preparación clorada 1:25~1:50, y temperatura y presión altas (filtro) para la esterilización.


Limpieza de las fuentes de gas: Se suelen instalar filtros en los sistemas centrales de suministro de aire. En el caso de los respiradores que usan compresores o turbinas para proporcionar gas a alta presión, evite el polvo y los agentes patógenos en el ambiente. El respirador debe estar equipado con filtros de aire o filtros de alta eficiencia en la entrada de gas.


Desinfección de las válvulas inspiratorias y espiratorias: Los componentes del respirador que deben limpiarse o desinfectarse son, principalmente, los sensores de flujo ubicados en la válvula de exhalación y en el lado espiratorio del respirador. Si se conecta un sensor de flujo diferencial de presión externo reutilizable, el sensor externo debe desinfectarse junto con la válvula de exhalación. Deseche como residuos médicos los sensores de flujo diferencial de presión externos para uso de un solo paciente.




Gestión de control de infecciones para respiradores mecánicos

Medidas de protección para personal médico y pacientes


Dispositivo 3 en 1

Los respiradores de la serie SV se integran con la oxigenoterapia de alto flujo, la ventilación no invasiva y la ventilación invasiva en un solo dispositivo, de modo que resultan totalmente fiables para adaptarse a los cambios de necesidades de los pacientes con distintos niveles de gravedad. También eliminan la frecuente desconexión de los tubos, la cual se sospecha que es la principal fuente de contaminación potencial. El personal médico puede usar un respirador con el mismo tubo en diferentes fases de gravedad de un paciente, de modo que se reduce la posibilidad de infecciones cruzadas.



Evitar la infección por aerosoles

La OMS cree que el uso de ventilación no invasiva con presión positiva (NPPV) con mascarilla de ventilación puede ser una de las principales fuentes de transmisión de aerosoles en el hospital. La mascarilla de ventilación no tiene filtros exclusivos para procesar el gas contaminado, por lo que el gas se libera directamente al ambiente.

Los respiradores de la serie SV de Mindray utilizan un diseño de circuito de doble cartucho y una mascarilla sin ventilación para la ventilación no invasiva que puede reducir notablemente la cantidad de aerosoles liberados en el ambiente durante la ventilación.



Diseño de hardware fiable: válvulas inspiratorias y espiratorias desmontables y esterilizables en autoclave

Los respiradores de la serie SV se han diseñado de acuerdo con las directrices CE más recientes, que permiten que las válvulas inspiratorias y espiratorias sean desmontables y puedan esterilizarse en autoclave. Las válvulas pueden pasar por el autoclave de vapor a una temperatura de hasta 134 ºC. Esto facilita la esterilización y, por lo tanto, evita el riesgo de infecciones cruzadas. Además, el sensor de flujo integrado de la válvula espiratoria puede funcionar en un entorno de alta condensación y no se ve afectado por los medicamentos de nebulización, lo que aumenta su estabilidad y fiabilidad. El sensor de flujo puede durar todo el período de ventilación sin necesidad de cambiarse, de modo que reduce la posibilidad de desconexión.


Integración con el filtro HEPA

A causa de la importante cifra que no para de crecer de pacientes con COVID-19, existe una demanda urgente de equipos de asistencia respiratoria con funciones y diseños fiables. Los respiradores de la serie SV de Mindray (SV300/SV600/SV800) han demostrado su capacidad de proporcionar una asistencia completa y fiable para los pacientes con insuficiencia respiratoria grave.

Con la turbina incorporada y la batería de reserva, se garantiza que el paciente pueda recibir tratamiento de ventilación incluso en los entornos más adversos. Todas las unidades impulsadas por turbina de Mindray incluyen un filtro HEPA de nivel H-14, de modo que ofrecen una protección efectiva para los pacientes y el personal médico.




Métodos de limpieza y desinfección


Métodos de limpieza

Limpieza con paño: limpie con un paño húmedo sumergido en detergente alcalinizante (agua jabonosa, etc.) o en una solución de alcohol. Después, limpie el detergente restante con un paño seco sin pelusa.


Limpieza con paño: limpie con un paño húmedo sumergido en detergente alcalinizante (agua jabonosa, etc.) o en una solución de alcohol. Después, limpie el detergente restante con un paño seco sin pelusa.



Métodos de desinfección

Limpieza con paño: limpie con un paño húmedo sumergido en detergente de eficiencia media o alta. Después, limpie el detergente restante con un paño seco sin pelusa.


Limpieza con paño: sumérjalo en detergente de eficiencia media o alta durante más de 30 minutos (tiempo recomendado). A continuación, limpie con agua y seque por completo.


Autoclave: autoclave de vapor a 134 ºC entre 10 y 20 minutos (tiempo recomendado).


Radiación ultravioleta: radiación ultravioleta entre 30 y 60 minutos (tiempo recomendado).





Referencias:

[1] Expert Concensus of Mechanical Ventilation Infection Control for Novel Coronavirus ,Chinese Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, Mar. 2020, Vol. 19, No. 2.


[2] WHO: Clinical management of severe acute respiratory infection when Novel coronavirus (2019-nCoV) infection is suspected: Interim Guidance.