Noticias> Centro de Prensa

Seminario web sobre diagnóstico clínico de COVID-19. Ep. 2, Extractos de preguntas y respuestas

Mindray 2020-04-21

P: ¿Cuáles son las dos regiones a las que se destinan los PCR? ¿Y cuál es la sensibilidad y la especificidad en los tests basados en PCR?


Prof. Ming Guan: Sabemos que el PCR depende de la especificidad del cebador y la sonda para distinguir el coronavirus, por lo que debe evitarse la reacción cruzada y los hallazgos equivocados. Por lo tanto el cebador y la sonda son muy importantes. En cuanto a los test nacionales para el nuevo coronavirus, se dirigen a ORF1ab; en segundo lugar, al gen N, y en tercer lugar, al gen E. Esas son las tres áreas. Se diseñaron con cebadores específicos. También he visto otros informes que indican tener dos o tres áreas del gen N como objetivo. Podemos usar dichas áreas para marcar el coronavirus, siempre que tengan suficiente especificidad para el ácido nucleico. Para la sensibilidad del PCR, por milímetro podemos obtener unas 100 copias. Se debe a que la amplificación del PCR es muy sensible. ¿Y qué hay de la especificidad? Solo amplificará el nuevo coronavirus; ningún otro virus. Esto se garantiza mediante la secuencia, por lo que se deben tener cebadores seguros y bien diseñados para que no respondan ni reaccionen a otros virus.



P: ¿Cuándo se pueden detectar por primera vez los anticuerpos tras la infección por coronavirus? ¿Cuál es el significado clínico de la detección de anticuerpos IgG e IgM para el pronóstico del COVID-19?


Prof. Ming Guan: Los anticuerpos tienen una estrecha relación con la inmunidad de la persona. El tiempo requerido dependerá de si una persona tiene alta o baja inmunidad. Puede ser de dos a tres días como mínimo, o llegar hasta una semana. Según nuestros estudios de infección por COVID-19, tenemos un 40 % de posibilidades de encontrar anticuerpos en el paciente en la etapa temprana de la infección. Y durante más de 15 días, existe una posibilidad de entre el 90 % y el 100 % de encontrar anticuerpos en un paciente. Por lo tanto, podemos afirmar que hasta dos semanas después del inicio de los síntomas. Si se buscan anticuerpos, seguro que se encontrarán en el cuerpo de un paciente. Puede variar de un individuo a otro, pero se suelen encontrar anticuerpos dentro de dos semanas.

La otra pregunta es sobre la importancia de la detección de IgG e IgM para el pronóstico del COVID-19. IgG e IgM son muy útiles para el diagnóstico, sobre todo como complemento de las pruebas de ácido nucleico. Si la IgG aumenta 4 veces, es un indicio claro de la detección del COVID-19. ¿Qué ocurre con el pronóstico? Es un tema muy interesante. Después de la infección por el virus, la detección del título de anticuerpos es importante para el pronóstico. En un informe del Hospital Xiehe de Wuhan, se informó de 60 casos de pacientes con COVID-19 que se encontraban en ese momento en fases de recuperación. Se evaluó continuamente el título de anticuerpos de los pacientes. La conclusión fue que, si el paciente se recupera bien, el título de anticuerpos cae progresivamente. Sin embargo, el tamaño de la muestra es limitado, por lo que debemos buscar una mayor cantidad de muestras. La conclusión preliminar es que la detección de anticuerpos puede usarse para el diagnóstico del COVID-19 y para supervisar el progreso de la recuperación del paciente. Si el título de anticuerpos disminuye, significa que la recuperación va bien. No obstante, el número de pacientes en el estudio es limitado, por lo que esperamos que nuestros colegas de todo el mundo realicen más pruebas sobre la importancia de la detección de anticuerpos para el pronóstico.



P: ¿Cuál es el procedimiento de laboratorio que presenta el mayor riesgo de generación de aerosoles en la muestra de COVID-19?


Prof. Xuejing Wang: En el entorno del laboratorio, en términos de gestión de riesgos y prevención de la generación y contaminación de aerosoles, solemos realizar el test PCR, análisis de sangre, análisis de orina y análisis fecales. Como todos sabemos, la diarrea es un síntoma común observado en pacientes con COVID-19. De hecho, el virus puede detectarse en varios fluidos. Por lo tanto, la parte clave de la gestión de riesgos, en mi opinión, se da durante el procedimiento, cuando los técnicos de laboratorio retiran las tapas de los recipientes de muestra, por ejemplo con esputos, hisopos, sangre completa, suero, plasma, orina y materia fecal. A modo de ejemplo, la extracción de ARN, la disolución de antígeno y la transferencia de muestras de suero después de la centrifugación, todas estas operaciones presentan bastante riesgo. Y cuando desechamos el material médico, debemos prestar especial atención a la seguridad.

Según nuestra experiencia, la extracción de ácido nucleico antes de la prueba y el test de antígeno de gripe A y B con muestras de hisopo nasal son procedimientos que deben realizarse en la cabina de bioseguridad si es posible. También es recomendable manipular las muestras de esputo en una cabina de bioseguridad. Para las muestras de sangre centrifugadas, puesto que la centrifugación no se puede efectuar en la cabina de bioseguridad, recomendamos que la muestra repose en la centrífuga durante al menos 15 minutos después de la centrifugación, para evitar la fuga de aerosol de la muestra. El procedimiento debe realizarse con mucha suavidad cuando retiramos la tapa del recipiente de muestra. Después del análisis, esas muestras de sangre terminadas deben cubrirse y taparse inmediatamente. Las tapas deben apretarse si ya no se van a usar esas muestras. Todas las muestras terminadas deben desinfectarse con el desinfectante adecuado. Se puede aplicar autoclave de vapor, ya que es el mejor método de desinfección para un laboratorio médico.

Cuando realizamos tests con las heces de pacientes de COVID-19 con diarrea, dichos tests no deben realizarse en un entorno cerrado. Debe prestarse más atención para evitar la contaminación. La forma de transmisión principal es por la vía respiratoria, pero la transmisión por contacto directo es muy común. A menudo se dispersan gotículas y se pueden fijar en muchos tipos de superficies. Por eso, el consenso común actual es que debemos lavarnos las manos con frecuencia. Otro recordatorio: hay que desinfectar todas las superficies cuando se van a manejar desechos médicos y descontaminar todos los residuos de muestra antes de desecharlos. Puede optar por el hipoclorito para desinfectar las superficies. Para los residuos de muestras, como los hisopos y los líquidos restantes, debemos añadir desinfectante al recipiente y ponerlos en remojo un tiempo antes de desecharlos. Estos son los procedimientos clave para prevenir la contaminación.



P: ¿Sobrevivirá el virus a diferentes productos químicos? ¿Qué se puede hacer para matar al virus?


Prof. Xuejing Wang: Según nuestra experiencia, el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en realidad es más vulnerable que el SARS y el MERS. Por lo tanto, no hay que preocuparse, siempre y cuando se desinfecten cuidadosamente y con frecuencia las manos, los objetos y las superficies. El virus es sensible al calor y a la luz ultravioleta (UV). Se puede inactivar con luz ultravioleta, tratamiento térmico a 56 ºC o más durante 30 minutos, etanol al 75 %, desinfectante a base de cloro y cloroformo. Cuando se usa etanol al 75 % para desinfectar superficies, es necesario dejar que se seque de forma natural. Y otro recordatorio: debe utilizarse desinfectante a base de cloro 2g/L para desinfectar el material médico antes de desecharlo.